Río de Janeiro.- Luiz Inácio Lula da Silva, quien continua encarcelado prestó hoy declaración ante la justicia por un nuevo proceso en su contra por corrupción y lavado de dinero.

Lula da Silva, de 73 años y condenado a 12 años de cárcel, declaró por tres horas en Curitiba, la ciudad al sur de Brasil donde surgió la Operación Lava Jato, encabezada por el juez Sergio Moro, quien será el próximo ministro de Justicia del país.

Lula da Silva, negó ser el beneficiario de las reformas a una casa rural en Sao Paulo que la fiscalía le atribuye.

“El primer juicio del que fui víctima es una farsa, una mentira del Ministerio Público. El segundo es otra farsa”, manifestó el político, quien tuvo algunos enfrentamientos con la jueza durante la audiencia.

Lula da Silva ya fue condenado en julio de 2017 por beneficiarse con un departamento de tres plantas en la localidad de Guarujá, mientras en la causa por la que fue interrogado este miércoles se le acusa de ser el propietario real de una casa rural en la localidad de Atibaia, en Sao Paulo.

Los investigadores y la Fiscalía acusan a Lula da Silva de ser el dueño efectivo de la casa rural y de haberse beneficiado, a cambio de favores políticos y contratos con Petrobras -otorgados a las constructoras Odebrecht y OAS-, de una reforma al inmueble, valorado en un millón de reales (unos 330 mil dólares).

Lula, inhabilitado para las elecciones, negó ser dueño del inmueble, pero dijo que lo frecuentaba con asiduidad porque pertenecía a un amigo familiar.

Esta es la primera aparición de Lula da Silva tras la decisión del juez Moro -quien lo condenó- de aceptar el cargo de ministro de Justicia en el gobierno del presidente electo Jair Bolsonaro, lo que generó gran polémica y acusaciones de parcialidad en este país sudamericano.

Con información de 24 hrs

También te puede interesar

Comparte este articulo!

Deja que tus amigos conozcan este articulo!
close-link